¿Estacionarse gratis? Piénsalo dos veces.

Una cruda pero importante realidad:

 ¡El estacionamiento gratuito no existe!

 

Los conductores en la Ciudad de México hemos estado acostumbrados a creer que el estacionamiento es un derecho y un bien gratuito, sin embargo, hoy se vive otra realidad y los expertos afirman que el estacionamiento tiene un costo alto y alguien debe pagarlo. El estacionamiento gratuito es una fantasía.

Hoy en día el estacionamiento tiene que costar por ser parte del uso de suelo y alguien debe pagarlo, así como se tiene que pagar por el mantenimiento de un coche o la gasolina del mismo. A alguien se le debe trasladar el costo económico, social y ambiental.

¿Por qué?

Si se ofrece de forma gratuita, se encarecen otros tipos de uso de suelo y las propiedades y bienes y servicios de la zona. Esto no resulta justo para alguien que se mueve en bicicleta o realmente no utiliza ese espacio porque a pesar de no tener auto ni usar el lugar de estacionamiento, el costo de su departamento se eleva junto con los servicios aledaños.

Un estacionamiento no es un servicio básico, es un servicio agregado que ofrece la infraestructura de la ciudad. Está diseñado y puesto solo para unos cuantos y por lo tanto no puede estar garantizado. Por eso se cobra por el y está bien hacerlo. Aquí entra la famosa ley de oferta y demanda y es obvio que esto suceda.

 

Otro tema importante es el costo de oportunidad que representa para las ciudades y la sociedad en general el construir lugares de estacionamientos destinados únicamente a un modo de transporte como lo es el automóvil. El saber que se puede hacer otras cosas como parques, infraestructura peatonal, mejores avenidas con ese espacio, genera polémica y muchas veces enojo en los activistas que promueven otros medios de transporte más sustentables y eficientes.

Como dice Rodrigo Díaz en su blog, el estacionamiento es un imán que atrae viajes en coche. Cuando aseguras que va a haber estacionamiento gratis en zonas de alta demanda, ya sean centros financieros, plazas comerciales, zonas de corporativos, el problema escala rápidamente e inmediatamente se incrementa el valor que se paga por un lugar para poder estacionar 4 ruedas. Todo viaje en coche inicia y termina en un cajón de estacionamiento, es por eso que resulta conflictivo pensar que el estacionamiento debe ser gratuito ya que, si así fuera, gran parte de la ciudad vería mas atractivo moverse en coche (dato curioso: Solo el 25% de los viajes en la CDMX se realiza en coche) y esto se volvería en un verdadero caos que todos tendríamos que pagar por él con congestión, menos parques, menos infraestructura peatonal, más inseguridad vial, etc.

El estacionamiento es un privilegio que pocos gozan pocos. Es importante estar consciente de esta realidad. En el momento en que el costo sea mayor que nuestras posibilidades empezaremos a ver viable la migración al uso de transporte público, bicicleta, patines y otros medios menos problemáticos para la ciudad.

En Parkeo creemos que no hay una falta de estacionamientos. Creemos que no hay una gestión eficiente de los existentes y que esto debe cambiar urgentemente. No es fácil decir que nos bajemos todos de nuestros coches, porque sería imposible dar a abasto la demanda de viajes que son requeridos simplemente entre el estado de México y la ciudad. La realidad también es que la calidad de los servicios públicos no da el ancho, pero al parecer, la política pública se está encaminando a formas más eficientes e integrales de concebir la movilidad.

Un ejemplo claro para ilustrar este artículo es la aparición de parquímetros en las principales colonias con mayor problemática en octubre 2011. El parquímetro vino a cambiar el paradigma de muchos de los conductores de esta ciudad, acostumbrados a llegar a su destino y aunque tenían que dar varias vueltas, encontraban un lugar libre en la calle o también saber que iban a haber franeleros que apartaban la calle y que dándoles 10 o 15 pesos asegurabas un lugar para tu coche para todo el día.

Hoy en día, las zonas con parquímetros presentan más orden, casi siempre se encuentra un lugar y se reportan ingresos que se supone que son utilizados en mejorar la colonia. De esta manera parte de la población residente se ha visto beneficiada con mejor infraestructura. Claro que, en algunas otras zonas sucede todo lo contrario: vemos coches estacionados todo el día y sin la rotación de autos que los parquímetros buscan lograr.

Es aquí donde nuestro servicio juega un rol sumamente importante y conecta los intereses de ambas partes, tanto a los conductores, que difícilmente tienen otra alternativa igual de cómoda, independiente y “ágil”, como a los propietarios de cajones de estacionamientos privados que permanecen vacíos durante el día y son infrautilizados representando un total desperdicio del espacio.

Si pudiéramos optimizar el uso de esta capacidad existente a lo largo de la ciudad y dejar de construir nuevos estacionamientos, podríamos destinar estos recursos en más parques, mejor espacio público, nuevas formas de transporte intermodal, etc.

Lo que es un hecho es que no vamos a desaparecer nunca a una industria de automóviles que crece entre 5 -10% anualmente. Habrá que adaptarse a estas tendencias y generar propuestas integrales que tomen en cuenta estas realidades. 

En Parkeo ya estamos trabajando en esto. ¿Te unes a nuestra causa?

Recibe noticias de Parkeo

Déjanos tu email y celular

Ya registramos tu e-mail.

Thank you for signing up!