Aunque no lo creas, necesitas más espacio público.

Por Karina Licea

A.K.A: @karicleta

Hace algunos meses estaba preparando mi clase para mis alumnos ecuatorianos de intercambio en la UNAM, sobre movilidad sustentable y futura, cuando de repente me pregunte a mi misma, verdaderamente sabemos, ¿qué es el espacio público?. En el discurso suena muy bien; amigos, colegas, políticos e incluso autoridades repiten este par de palabras y la necesidad de estas áreas en el contexto urbano, pero verdaderamente ¿las estaremos entendiendo?

Si bien el espacio público surge desde los primeros asentamientos humanos sedentarios o progresivamente recordemos las ágoras en la Roma Antigua, estos espacios surgen como el área de intercambio, discusión, comercialización, disertación o exposición de los gobernadores, desertores y de los pobladores, etc. Aunque en nuestra temporalidad pareciera que la función contextualizada, pensando en que las densidades que hemos alcanzado son récord, otorgan al espacio público la función de una válvula de escape y también como bien lo decía Castells en 1998, un área de flujos.

Hoy en día buscamos ciudades densas, pero seamos realistas, vivir o trabajar con más de mil personas en un mismo edificio suena a estrés y fricción total e incluso a una locura. Vivir con alguien es complicado imaginen lo que es vivir con miles, uno necesita espacio o no?, y eso es justo el espacio público, un área de amortiguamiento entre lo público y lo privado que nos ayuda a relajarnos, es tal cual eso, un respiro, un lugar donde podemos quejarnos, despegarnos algunos metros del resto, correr, etc siempre y cuando nuestras acciones no afecten a nadie, regla de oro del espacio público. Imaginen una salida de Metro, en ocasiones pueden ser hasta mil usuarios los que salen cada dos minutos de una estación X en la Ciudad de México, ¿Cómo hace la ciudad para amortizar estos impactos?, en muchos casos no han existido soluciones de calidad y por eso vemos un gran deterioro de las zonas aledañas a las principales estaciones, comercio desorganizado, pésimo diseño de banquetas y jardines, espacios sumamente estrechos que incluso provocan que usuarios de estratos más altos prefieran seguir utilizando sus coches.

Necesitamos recursos y normas que permitan desarrollar aún más estos espacios y retirarle el suelo a espacios que han sido usados de manera poco ineficiente como las vialidades que dan prioridad al automóvil privado sobre el transporte público y a los estacionamientos que como dice el estudio; Menos cajones más ciudad del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) un 42% del desarrollo urbano se dedica a estacionamientos, a pesar de que solo un 23% de la gente se mueve en autos privados, además de que los vehículos que se estacionan ocupan el 95% del tiempo en estos cajones de manera completamente inútil, por lo que el mal manejo estos espacios primados lo único que evidencia es el pésimo del público también donde en muchas ocasiones se regala, provocando atraer más viajes en coche reduciendo al mínimo el espacio público.  

Gracias a la Norma Técnica para la Reducción de Estacionamiento que acaba de publicar el Gobierno de la CDMX y a las acciones que anteriormente se han impuesto como el uso de parquímetros, hemos visto un poco de rescate de estos espacios, aunque aún queda mucho por hacer. El espacio público es el medio de democratización del espacio por excelencia, incluso arriba del transporte público, es completamente gratis, laico y libre. Probablemente las políticas públicas en torno a la movilidad y al desarrollo urbano sean completamente diferentes en cinco años, por lo que espero que la visión de nuestros gobernantes se vaya aparejando con la tecnología y la visualización de ciudades cada vez más sustentables, siguiendo estas tendencias la promulgación de esta norma técnica para muchos sobre todo urbanistas que buscamos un verdadero ordenamiento y cambio en nuestras ciudades, nos trae esperanza.

torre bancomer
Torre Bancomer

Además gracias a esta nueva norma, y con las especificaciones que deben acompañarla haremos un mejor uso de los espacios, tanto de manera privada, en la construcción de viviendas y oficinas donde esperamos no volvamos a ver casos tan tristes como este: Los estacionamientos de la torre Bancomer, estos objetos completamente inertes a los cuales llamamos automóviles, tienen una de las vistas más privilegiadas de la ciudad, miran al castillo de Chapultepec. Aspirando a un diseño mucho más sofisticado que visualice el entorno que lo rodea, esperamos que entierren los pocos cajones que a partir de la norma se tienen que hacer y que nunca más volvamos a ver esto, amén.

Vista de la torre
Vista de los cajones de estacionamiento requeridos a la TBBVA, con vista al Castillo de Chapultepec.

 

 

Los ingresos pasivos o cómo generar una lana extra usando plataformas como Über y Airbnb

Por @MarioAVMtz  co-founder de Mi Bonsai

economia colaborativo

Con la llegada a México de plataformas digitales como Über y Airbnb, se ha materializado la idea de que todos podemos hacer lana con éstas aplicaciones.

Muchos de mis cuates cercanos literalmente corrieron a estas plataformas para tomar ventaja de la oportunidad y ganarse una lana extra. Algunos lo hicieron con resultados aceptables, otros fracasaron totalmente, pero hubo algunos que realmente transformaron sus vidas y abandonaron sus chambas de Godínez para transformarlo en su principal fuente de ingresos.

Desde mi humilde opinión, la razón por la que ellos triunfaron es que entendieron perfectamente que el uso de éstas plataformas es para generar ingresos pasivos y no para sustituir tu salario. ¡YEP! Algunos de ustedes no entendieron el pedo, como decimos los chilangos.

Les explico, éstas plataformas están diseñadas para que desde la comodidad de tu casa y oficina puedas generar una lana extra poniendo a trabajar algo que es tuyo, en este caso un cuarto de tu casa o departamento y el coche que tienes parado en un estacionamiento que no usas porque hay chingos de tráfico en esta ciudad.

La clave está en utilizar cosas que ya tienes, como ya mencioné, con el objetivo de generar una lana extra. Sí, ya sé, que hay algunos forevers que dicen que es parte de la corriente de la economía compartida o colaborativa (los “normales” no conocen ese término)

Para mí, la idea de los ingresos pasivos siempre ha sido bastante interesante, no sólo por el hecho de que lo considero una forma proactiva de tomar el control de tus finanzas, sino porque además puede ser una solución al síndrome de “no me alcanza la lana”.

Desde hace algunos meses, en mi columna #SobreviveConTuQuincena he venido promoviendo la idea de que hay que hacer cosas que nos sumen lana y no que nos resten, los ingresos pasivos son una forma de sumarle lana a tu cartera y no restarle.

Primero, ¿qué es un ingreso pasivo? La definición oficial de los gurús de finanzas e inclusive de Hacienda (así es, también pagan impuestos) es que un ingreso pasivo son todos esos ingresos individuales que derivan de la renta de una propiedad y/o que provienen de la participación en un negocio en el que no estamos materialmente activos (entiéndase “materialmente activos” como esos negocios que tú no trabajas). En palabras del mexicano: son ingresos que vienen de rentar algo y/o de tener un negocito “por fuera”.

La forma correcta de ver a los ingresos pasivos es que son un ingreso extra a los que ya tienes como el sueldo de la chamba, la pensión de jubilado y un largo etcétera.

Esto es porque los ingresos pasivos tienen dinámicas totalmente distintas a la de ser emprendedor y tener un micro negocio, especialmente porque requiere de activos duraderos, que son todos esos bienes que duran mucho tiempo como una casa o un carro y que cuestan mucha lana. Una cosa es rentar el cuarto que no usas de tu departamento y percibir una lana de vez en cuando y otra cosa muy distinta es ir a comprar un departamento para rentar, donde esperas un ingreso igual todos los meses, son sumas y restas, no es tan difícil ver la diferencia.

Este tema de los ingresos pasivos no es algo nuevo, lo hemos visto por muchos años y hasta mi abuelita se sabe los secretos. Cosas como vender Avon, Mary Kay o tuppers en la oficina son un clásico ejemplo. Las clásicas rentas de locales, departamentos, casas y hasta coches son otro. Dar clases de regularización de alguna materia, vender galletas y vender lentes de sol en una isla de centro comercial son otros muy distintos.

El cambio está aquí y hay que aprovecharlo

ingreso pasivo

Hoy los ingresos pasivos llegaron al internet y existen muchas plataformas que te permiten generar ingresos extra utilizando activos que ya tienes y no usas.

En mis próximos posts voy a explicar cómo crearlos y usarlos, lo prometo.

Si tienes alguna duda escríbeme a mario@mibonsai.mx y con gusto te responderé.

Mi Bonsai es una plataforma que te permite tomar el control de tus gastos realizando un presupuesto. Entra y regístrate en www.mibonsai.mx para que descubras cómo.

#LeDamosFormaATusFinanzas.

¿Estacionarse gratis? Piénsalo dos veces.

Una cruda pero importante realidad:

 ¡El estacionamiento gratuito no existe!

 

Los conductores en la Ciudad de México hemos estado acostumbrados a creer que el estacionamiento es un derecho y un bien gratuito, sin embargo, hoy se vive otra realidad y los expertos afirman que el estacionamiento tiene un costo alto y alguien debe pagarlo. El estacionamiento gratuito es una fantasía.

Hoy en día el estacionamiento tiene que costar por ser parte del uso de suelo y alguien debe pagarlo, así como se tiene que pagar por el mantenimiento de un coche o la gasolina del mismo. A alguien se le debe trasladar el costo económico, social y ambiental.

¿Por qué?

Si se ofrece de forma gratuita, se encarecen otros tipos de uso de suelo y las propiedades y bienes y servicios de la zona. Esto no resulta justo para alguien que se mueve en bicicleta o realmente no utiliza ese espacio porque a pesar de no tener auto ni usar el lugar de estacionamiento, el costo de su departamento se eleva junto con los servicios aledaños.

Un estacionamiento no es un servicio básico, es un servicio agregado que ofrece la infraestructura de la ciudad. Está diseñado y puesto solo para unos cuantos y por lo tanto no puede estar garantizado. Por eso se cobra por el y está bien hacerlo. Aquí entra la famosa ley de oferta y demanda y es obvio que esto suceda.

 

Otro tema importante es el costo de oportunidad que representa para las ciudades y la sociedad en general el construir lugares de estacionamientos destinados únicamente a un modo de transporte como lo es el automóvil. El saber que se puede hacer otras cosas como parques, infraestructura peatonal, mejores avenidas con ese espacio, genera polémica y muchas veces enojo en los activistas que promueven otros medios de transporte más sustentables y eficientes.

Como dice Rodrigo Díaz en su blog, el estacionamiento es un imán que atrae viajes en coche. Cuando aseguras que va a haber estacionamiento gratis en zonas de alta demanda, ya sean centros financieros, plazas comerciales, zonas de corporativos, el problema escala rápidamente e inmediatamente se incrementa el valor que se paga por un lugar para poder estacionar 4 ruedas. Todo viaje en coche inicia y termina en un cajón de estacionamiento, es por eso que resulta conflictivo pensar que el estacionamiento debe ser gratuito ya que, si así fuera, gran parte de la ciudad vería mas atractivo moverse en coche (dato curioso: Solo el 25% de los viajes en la CDMX se realiza en coche) y esto se volvería en un verdadero caos que todos tendríamos que pagar por él con congestión, menos parques, menos infraestructura peatonal, más inseguridad vial, etc.

El estacionamiento es un privilegio que pocos gozan pocos. Es importante estar consciente de esta realidad. En el momento en que el costo sea mayor que nuestras posibilidades empezaremos a ver viable la migración al uso de transporte público, bicicleta, patines y otros medios menos problemáticos para la ciudad.

En Parkeo creemos que no hay una falta de estacionamientos. Creemos que no hay una gestión eficiente de los existentes y que esto debe cambiar urgentemente. No es fácil decir que nos bajemos todos de nuestros coches, porque sería imposible dar a abasto la demanda de viajes que son requeridos simplemente entre el estado de México y la ciudad. La realidad también es que la calidad de los servicios públicos no da el ancho, pero al parecer, la política pública se está encaminando a formas más eficientes e integrales de concebir la movilidad.

Un ejemplo claro para ilustrar este artículo es la aparición de parquímetros en las principales colonias con mayor problemática en octubre 2011. El parquímetro vino a cambiar el paradigma de muchos de los conductores de esta ciudad, acostumbrados a llegar a su destino y aunque tenían que dar varias vueltas, encontraban un lugar libre en la calle o también saber que iban a haber franeleros que apartaban la calle y que dándoles 10 o 15 pesos asegurabas un lugar para tu coche para todo el día.

Hoy en día, las zonas con parquímetros presentan más orden, casi siempre se encuentra un lugar y se reportan ingresos que se supone que son utilizados en mejorar la colonia. De esta manera parte de la población residente se ha visto beneficiada con mejor infraestructura. Claro que, en algunas otras zonas sucede todo lo contrario: vemos coches estacionados todo el día y sin la rotación de autos que los parquímetros buscan lograr.

Es aquí donde nuestro servicio juega un rol sumamente importante y conecta los intereses de ambas partes, tanto a los conductores, que difícilmente tienen otra alternativa igual de cómoda, independiente y “ágil”, como a los propietarios de cajones de estacionamientos privados que permanecen vacíos durante el día y son infrautilizados representando un total desperdicio del espacio.

Si pudiéramos optimizar el uso de esta capacidad existente a lo largo de la ciudad y dejar de construir nuevos estacionamientos, podríamos destinar estos recursos en más parques, mejor espacio público, nuevas formas de transporte intermodal, etc.

Lo que es un hecho es que no vamos a desaparecer nunca a una industria de automóviles que crece entre 5 -10% anualmente. Habrá que adaptarse a estas tendencias y generar propuestas integrales que tomen en cuenta estas realidades. 

En Parkeo ya estamos trabajando en esto. ¿Te unes a nuestra causa?

Recibe noticias de Parkeo

Déjanos tu email y celular

Ya registramos tu e-mail.

Thank you for signing up!

Ciudades pequeñas para un planeta pequeño.

Por Pablo Simg

Hace un par de días se dieron a conocer las modificaciones en el Reglamento de Construcción de la Ciudad de México, en el cual destacan principalmente: la sustitución del requisito mínimo de cajones de estacionamiento por un máximo permitido, la implementación obligatoria de estacionamientos para bicicletas, la inclusión de andenes de carga y servicio, así como bahías de ascenso (drop-off) en edificaciones mayores a 5,000m2, entre otras adecuaciones.

Es preocupante la cantidad de espacio y dinero que se invierte para la movilidad en automóvil.

Por mi parte, como actor directo dentro de este tema me es grato exponer las bonanzas, así como las áreas de oportunidad respecto a esta política de reordenamiento urbano.

De fondo se buscan resolver la inmensa extensión de la Zona Metropolitana del Valle de Mèxico y el desmedido uso del automóvil, consecuencia de la primera. Las problemáticas son consecuencia de una falta de política de planeación y regulación urbana, que permitieron la propagación de la casa unifamiliar alejada de los centros de trabajo, así como la ideología del automóvil como objeto aspiracional; lo cual desencadena un gran problema: la gran ineficiencia del espacio construido.

Los cánones del urbanismo dictan que idealmente debemos contar con los servicios necesarios (comercio y abasto, salud, educación, recreación, trabajo) en radios entre 250m y 1.5kms de nuestra vivienda. Y en caso que por determinada circunstancia tuviéramos que utilizar aquellos servicios de otra localidad, en el rango de distancia antes mencionado debería haber un medio de transporte que nos permita cubrir mayores distancias. Lo ideal sería que fuera un medio de transporte colectivo, pero en nuestra latitud hay quienes piensan que lo ideal es el coche propio.   

En contraposición a lo deseable, un automóvil en esta Ciudad desplaza 1.2 personas por unidad (una máquina de 1250kg promedio que mueve 84kg a una velocidad promedio en embotellamiento de 7km/h). Un cajón para automóvil requiere 2.5x5mts, 12.5m2; un humano parado puede estar cómodamente en un espacio de 0.60×0.60mts, 0.36m2, por lo tanto el espacio que ocupa un cajón para autos podría dar cabida aproximadamente a 35 personas. En cuanto a su circulación, el auto requerirá una calle de al menos entre 5 y 6mts de ancho libres por la longitud del tramo necesaria. Por lo tanto, cada cajón consume entre 20 y 30m2 de área construida; además, por cada auto se requieren dos cajones de estacionamiento: el de origen y el de destino.    

Torre Virreyes tiene 2,238 cajones de estacionamiento desplantados en 16 niveles subterráneos, Artz Pedregal tendrá 6,600 cajones en 6 sótanos. La pregunta es: ¿Qué podríamos hacer con esos m2 si no tuviéramos que destinarlos a estacionamiento? ¿En qué se podría invertir el dinero destinado a ese espacio excedente dedicado a alojar automóviles? ¿Podríamos hacer edificios más económicos si les restamos el costo de construir tanto estacionamiento? ¿Realmente van a estar ocupados al mismo tiempo esos 6,600 cajones?

Créditos: @ferunanda

Una solución a destacar es Torre Diana, diseñada por Colonnier y Asociados, donde se destinaron los primeros 6 niveles sobre nivel de banqueta para cumplir con los requisitos de estacionamiento, pero están diseñados de modo que si operativamente disminuye la demanda de estacionamiento, estos niveles pueden ser reconfigurados como oficinas.   

Hoy en día tenemos una ciudad que se ha expandido en capas a través del tiempo, sabemos que no podemos partir de una tabla rasa y comenzar de cero. Estamos conscientes de que temas políticos e ideológicos nos separan de esa utopía, o siquiera asimilar otras urbes en cuestión de movilidad y planeación urbana. Por lo tanto, estamos conscientes de que no vamos a desaparecer por completo los aparcamientos.

Probablemente los próximos edificios que se edifiquen en la CDMX contarán con más del 50% del máximo de cajones permitidos, por lo que el desarrollador tendrá que pagar una multa destinada al Fondo de Movilidad. Hay un optimismo en el hecho de que haya una recaudación para la mejora y expansión de la red de transporte público, sin embargo, la corrupción, la mala ejecución en las obras o falta de coordinación con las entidades colindantes, harían que las bonanzas de esta nueva Norma sean minimizadas.

Colonias con espacios cambiables no sólo mejoran la calidad de vida pero tienen mayor plusvalía.

Más allá de una decisión “populista”, desarrolladores, arquitectos y urbanistas llevamos tiempo haciendo énfasis en la necesidad de destinar mayor inversión al transporte público, promover la diversidad y proximidad de usos (vivienda, oficina, comercio, etc) dentro de una misma colonia, el revalorar áreas verdes y espacio público, edificar más vivienda en locaciones céntricas. Actuamos bajo la premisa de lograr una ciudad vertical, compacta, caminable. Ciudades pequeñas para un planeta pequeño.     

Pablo Simg es arquitecto egresado por el Tec de Monterrey.

Actualmente labora en Colonnier y Asociados.

¿Qué hay detrás del “tu coche como en casa”?

Hola, te escribe Carlos, fundador de Parkeo.mx

Cuando decidí empezar Parkeo tuve una visión muy clara: Hacer del estacionamiento una experiencia fácil y diferente aprovechando los espacios existentes en las ciudades de LatinoAmérica.

Desde que empecé a batallar con el estacionamiento y viví en carne propia tener que invertir mucho tiempo en encontrar un lugar conveniente cerca de la Universidad, me dí cuenta que era un problema de una magnitud gigante y que probablemente no era el único que estaba sufriendo.

Vivir a diario el lidiar con pensiones carísimas e incomodas, franeleros, parquímetros, formas de pago inflexibles, arañas, etc, etc, etc me llevó a querer a hacer algo nuevo a pesar de la obviedad de la solución: aprovechar el espacio existente.

En el momento en que llegó el tener que hacer la tesis, decidí emprender por amor al consumo colaborativo y por determinación de querer resolver el problema de la falta de alternativas convenientes para dejar tu coche por periodos largos.

Debido a esa necesidad particular se fue gestando lo que hoy en día es Parkeo y lo que ha generado una marca que intenta optimizar el uso de los espacios existentes conectando espacios disponibles con conductores a través de la tecnología.

Tu coche como en casa es:

  • Saber que dejas tu coche con la misma comodidad que tienes en casa.
  • Un lugar seguro a un precio justo.
  • Un lugar donde sabes que siempre va a haber un espacio para tu coche.
  • Una nueva manera de hacer comunidad.

En Parkeo buscamos ser una ventana de alternativas para todas esas personas que están frustradas con dónde dejar su coche. Queremos entregar experiencias de estacionamiento diferentes y lograr una mejor calidad de vida para nuestros usuarios y la movilidad de las ciudades.

Buscamos generar un bien para todos, la ciudad lo necesita.

 

¿Cómo rentar tu estacionamiento?

Existen varias formas de conseguir que tu lugar de estacionamiento te dé dinero extra de forma mensual. Unas más elegantes, otras no tanto, algunas te ponen a trabajar más y otra menos.

Las formas que no son tan fáciles ni tienen que ver nada con la tecnología es simplemente conseguir que se rente con tus vecinos. Poner un comunicado en el lobby de tu edificio ofreciendo el lugar vacío. Otra es pedirle a tu portero que atrape a alguien en la calle que esté interesado en tu lugar (no muy seguro). Y otras más elegantes y cómodas: dejar que Parkeo haga su trabajo.

Si lo que estás buscando es rentar tu estacionamiento sin tantas broncas y con confianza, esto es lo que debes hacer:

Entrar a www.parkeo.mx/renta , dar de alta tu estacionamiento gratis subiendo todos los detalles del mismo y esperar a que los interesados te lo soliciten.

Una vez lo soliciten podrás revisar su perfil y con nuestra ayuda lo puedes rentar de forma fácil y segura. Le das click al botón aceptar y listo. Se generará una confirmación de reserva que te ampara como contrato donde se establecen las reglas del juego, esto quiere decir, fechas incluidas en la reservación, numero de meses reservados, horario permitido, datos de ambas partes, etc.

El proceso es muy fácil y nuestro equipo estará para ayudarte en todo momento. Nuestra misión es traerte dinero extra mes con mes sin que tengas que esforzarte. Lo único que debes hacer es abrir tu estacionamiento para que lo pongamos a trabajar por ti.

¿Qué esperas? Registra tu lugar en el horario que no lo usas en http://www.parkeo.mx/

¿Tienes dudas? ¿Quieres platicar?

Márcanos o escríbenos un WA al: (55) 5177 8687

Lo que sucede al darte cuenta que te pusieron la araña.

Sales de tu oficina, caminas un poco y cuando estás a 50 metros y ves un color amarillo en la llanta, y dos hombres dandole la vueltas a tu coche.

Te preguntas: ¿Estoy viendo lo que creo que estoy viendo?

Te contestas: ¡Oh! Al parecer si está pasando lo que creo que está pasando…

¿En serio? ¿Ahorita? ¿A 3 minutos del vencimiento?

Sí. A 3 minutos. No hay tolerancia. Ni para ir a ponerle más monedas a la maquina.

Les dices que por favor te lo quiten, que ya estabas a punto de irte.

Te mandan a volar.

Te enojas y regresas al trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

Y un mes después la misma situación se repite.

¿Te ha pasado?

Para evitarlo mejor usa Parkeo.

 

 

 

 

¿Por qué creamos a Juan?

Juan es el ejemplo del “godinez” que siempre ha batallado con el estacionamiento: siempre buscando alternativas más baratas y cómodas. Ferviente enemigo de la falta de espacio accesible, el parquímetro, los viene vienes y los valet parkings pedorros.

Le tiene mucho cariño a su coche y desde que trabaja, ha batallado en encontrar una opción buena, bonita y barata para estacionarlo mientras está en el trabajo.

Sin embargo, a pesar de todas las sorpresas al recoger su coche, Juan es ejemplo de esperanza y alternativas.

Detrás de la idea

Creamos este personaje porque conocemos bien el dolor de muchos de los habitantes de la Ciudad de México y sus alrededores que dependen del inevitable uso del coche para llegar diariamente a su trabajo y por lo tanto de la lata que representa tener que encontrar un estacionamiento conveniente para su coche.

Lo que no saben es con Parkeo pueden acceder a rentas de estacionamiento entre personas de forma fácil y segura.

Por lo tanto, al volver accesibles los espacios de estacionamiento privado en casas y edificios estamos logrando que muchas personas que se encuentran en la situación de Juan sepan que ahora tienen la opción de reservar un lugar de estacionamiento con tan solo unos clicks y con su tarjeta de crédito o cualquier forma de pago que decidan en una comunidad de confianza. Sin parquímetros ni moneditas, sin multas, sin injusticias, con mayor seguridad y mucho más comodidades.

Juan es el ejemplo del nuevo conductor que necesita soluciones digitales a sus problemas cotidianos. Inconforme con las opciones actuales y el status quo, rompe la barrera de las viejas tradiciones y da un paso a probar formas diferentes de hacer las cosas y a probar nuevas soluciones.

Juan ya estaciona su coche como en casa. ¿Y tú?

#DescubreAlternativas

 

¿Ya conoces a Alberto?

El renta su estacionamiento libre en Parkeo y logra un ingreso extra fácil.

Mira cómo rentar tu estacionamiento.

Tenemos varias noticias que anunciar.

plataforma web

😃 ¡La nueva plataforma web está lista! 

En Parkeo nuestra misión es ahorrarte tiempo, estrés y dinero. Es por eso que nos sentimos orgullos de compartir que sólo en nuestras pruebas con nuestra primera versión de la plataforma hemos logrado el ahorro de más de 60,000 minutos de tiempo de búsqueda de estacionamiento en más de 200 meses reservados a través de nuestra plataforma. Y no solo eso, optimizamos el sitio web para mejorar la experiencia general y poder dar paso a una fase de comunicación robusta de nuestro servicio.

Problemas del estacionamiento
Dato curioso: Un conductor invierte alrededor de 10 – 15 minutos por viaje para encontrar un estacionamiento conveniente.

⚠️ Si aun no conoces Parkeo…

Parkeo es la plataforma que facilita la renta de estacionamientos entre personas bajo el concepto de economía colaborativa. Como Airbnb pero con cajones de estacionamiento. Por un lado, personas que tienen un cajón libre en su casa lo ofrecen en la plataforma y por otro, los que necesitan un cajón lo encuentran de forma fácil y confiable.

La espera ha sido larga…

Construir un servicio tan novedoso no ha sido un camino fácil y mucho menos rápido. Gracias a los primeros usuarios de Parkeo.mx, a través de varios experimentos, nos hemos dado el tiempo de entender perfectamente cada necesidad de los dos mercados que estamos atendiendo: 1) El mercado ya existente de conductores que buscan pensiones buenas, bonitas y baratas para sus coches cuando van a trabajar y 2) el mercado de personas con cajones libres que no tenían ni idea que podían hacerle tanto bien a la ciudad al ofrecer su estacionamiento en Parkeo y empezar a aprovechar la infraestructura de estacionamiento ya existente.

✅ Algunas de las (muchas) ventajas del estacionamiento compartido en Parkeo:

  1. Ahorro de tiempo estrés y por lo tanto dinero.
  2. Aprovechamiento de la capacidad en reposo de los recursos de la CDMX en horarios complementarios = menos estacionamientos y más parques.
  3. Mejor aprovechamiento del uso de suelo del estacionamiento en otros más beneficiosos como por ejemplo, el de la vivienda.
  4. Menos tiempo de coches dando vueltas para encontrar lugares convenientes y por lo tanto menos presión del flujo en las calles y más espacio para peatones.
  5. Más carriles para coches en movimiento. No estacionados.
  6. Más ingresos a las familias y las economías locales.
  7. Promovemos la intermodalidad y formas mixtas de movilidad.
  8. Mejor experiencia de servicio y pagos digitales.
  9. Soporte de una plataforma enfocada 100% en el usuario.
  10. Promoción de los valores de comunidad y colaboración.

Relacionado:

Nueva norma técnica para la reducción de estacionamientos.

Menos cajones más ciudad.

¡Estrenamos Blog!

Como verás este es el primer post que escribimos. La idea detrás de este blog es poder dar a conocer que está sucediendo en nuestras oficinas y queremos generar contenido relacionado con nuestra misión: hacerte la vida más fácil en la Ciudad de México.

 

¿Qué sigue? ⏭️

Estamos seguros que la siguiente etapa de expansión de nuestro servicio será una muy prometedora para todos los involucrados. Seguiremos dando las herramientas necesarias para que compartir estacionamiento sea una experiencia sencilla para todas las partes.

Si ya ofreciste tu lugar y no se ha rentado, esperamos que a partir de ahora empieces a recibir más visitas de gente interesada. Si no lo has ofrecido, ¿qué esperas? has click aquí.

Por otra parte, si estás por probar el servicio, ten la total confianza que tendrás el soporte de un equipo que quiere verte contento en tu nuevo estacionamiento dejando tu coche como en casa.

Seguiremos haciendo mejoras a la plataforma web durante estos primeros meses y estaremos con miras a traer una experiencia móvil a principios del 2018.

💡 Sé parte de esto: cuéntanos que te gustaría mejorar de la experiencia del estacionamiento.

El nuevo Parkeo está listo, esperamos que tú también lo estés.

¡Comparte estacionamiento!

 

Carlos Díaz

Fundador